Otras Publicaciones:   Revista Etcétera | Revista Saltarín | Revista Portafolio | Guia Médica
Martes, 23/09/2014
   
   Inicio     Monagas     Nacionales     Internacionales     Sucesos     Economía     Deportes     Opinión     Farándula
    Especiales  |  Buena Salud  |  Saber  |  Videoteca  |  Fototeca  |  Efemérides  |  Solo para Adultos  |  Foro Público

       


El 14 de febrero de 1936.:. a hban

Comenzó un nuevo tiempo para la patria de Simón Bolívar



Existen hechos y acontecimientos que no pueden pasar desapercibidos porque pertenecen a la historia, siendo necesario removerlos en sus correspondientes fechas para que sean aldabonazos en la conciencia de los hombres y mujeres que sueñan y luchan siempre por la libertad y la justicia. Fechas que constituyen un jalón en el camino del pueblo en su constante aspiración y continuo trajinar por el disfrute de la democracia y el estado de derecho.
Una de esas tantas efemérides venezolanas es la del 14 de febrero de 1936, la primera jornada histórica del pueblo en la lucha por el imperio de los derechos políticos y sociales de la Venezuela contemporánea.
En diciembre de 1935, había muerto el general Juan Vicente Gómez, en la ciudad de Maracay, entonces el verdadero asiento del poder, quien durante 27 años mantuvo a Venezuela bajo una férrea dictadura. Por combatirla muchos perdieron la vida; otros sufrieron el peso infamante de los grillos asidos a sus tobillos, muchos otros tomaron el camino del exilio, en cuya diáspora, pensando siempre en la suerte de la patria adolorida, urdían planes para derrocar al sátrapa del poder.
Comienza entonces la lucha soterrada y a acentuarse las intrigas palaciegas por el dominio del poder. Los jerarcas del régimen comienzan a mover sus tentáculos y a "cuadrar" a sus seguidores para alcanzar el objetivo planeado. El general López Contreras, con la astucia y habilidad que lo caracterizaban, y en quien el general Gómez había puesto su confianza, "pica adelante", y trabaja también para atraer  y rodear en torno suyo a importantes amigos y a los jefes de las más importantes plazas desde el punto de vista militar. El 18 de diciembre en la madrugada, el Gabinete Ejecutivo lo nombra presidente encargado del poder. El 31 de diciembre se traslada a Caracas y el Congreso Nacional lo ratifica como presidente provisional de los Estados Unidos de Venezuela, y el 15 de abril de 1936 fue electo, con 121 votos, de 123, Presidente Constitucional.
  Caracas se mantiene agitada por doquier; los anhelos de libertad y de justicia reprimidos durante tenebrosos y largos años, que parecían una eternidad, comienzan a aflorar. No existiendo partidos políticos, la Federación de Estudiantes es la que organiza y dirige a la oposición, se convierte en el centro de las aspiraciones  y decisiones populares. Gente de todos los estratos sociales salía y entraba a la sede de la FEV, situada en la esquina de Palma a Miraflores. Unos en comisiones de trabajo y organización, otros para imponerse del desarrollo de la situación. Jóvito Villalba, presidente de la FEV, para entonces Jesús González Cabrera, Humberto García Arocha, Luis Lander, Carlos Augusto León, Luis Gómez Ruiz, Santiago León Toledo, redactaban un documento, analizando la situación con un contenido severo de protesta y de condena.
El día 14 no circulan los vehículos, las actividades comerciales paralizadas, presagio de que algo iba a suceder. En la mañana se produce una gran manifestación frente a la Gobernación. La gente se tira al suelo al oír unos disparos procedentes de la guardia de ese organismo oficial. Algunos manifestantes resultan muertos, y alrededor de cien heridos que son tras-
ladados al hospital de la Cruz Roja y al hospital Vargas. Un desconocido manifestante escribió con sangre en la pared de la Casa Amarilla, ¡Asesino!, refiriéndose al Gobernador Félix Galavís.
El pueblo, enardecido por los hechos ocurridos y por su sed de justicia y paz, es convocado para una marcha que se realizaría en la tarde del mismo día. Una muchedumbre jamás vista en Caracas por ese tiempo, marcha desde la universidad y la plaza Bolívar hasta Miraflores. Frente al Palacio habla Jóvito Villalba, con brillantes palabras expone el programa contentivo de las exigencias del pueblo: libertad de prensa, retorno de los exiliados, libertad de organización sindical, libertad de los presos políticos, destitución de los jerarcas del gobierno de los cargos que ocupan, etc.
Una comisión se traslada al Palacio y el Presidente López Contreras la recibe junto con su esposa y miembros del Gabinete. Aquella estaba encabezada por el ilustre rector de la Universidad Central de Venezuela, Dr. Francisco Antonio Rísquez y el bachiller Villalba, y cuando éste termina su vigoroso discurso, "el general  López Contreras  se dirigió al rector con estas palabras: "Ilustre rector de la universidad, quiero saber qué piensa usted o qué tiene usted que decir ante las palabras del estudiante Villalba". Y dijo el rector, pasándose la mano por el parietal derecho, "Yo deploro que esas canas me impidan decir todo lo que Villalba ha dicho con el vigor y la vehemencia juvenil con que él lo ha hecho".
"Una vez oída la maravillosa respuesta de Rísquez, el presidente se dirigió a todos  y nos dijo "Está otorgado lo que ustedes piden, pero bajo una condición, que se suspenda la huelga esta tarde y yo mañana nombraré el nuevo gobierno que ustedes piden" (contado por el mismo Villalba a Ciro Medina, Bohemia 1976, que recoge el periodista y escritor Eleazar Díaz Rangel en el folleto titulado el 14 de febrero y otros reportajes.
Las horas se acercaban al ocaso, pero la aurora devenida por la lucha unitaria, sostenida, valiente y sin miedo, protagonizada por el pueblo, comenzaba esplendorosamente a sonreírle a la incipiente democracia venezolana. El 14 de febrero de 1936 comenzó un nuevo tiempo para la patria de Simón Bolívar.
Hoy, cúmplese 74 años de esta jornada memorable.
 

 

 













Inicio | Monagas | Nacionales | Internacionales | Sucesos | Economía | Deportes | Opinión | Farándula
Especiales | Buena Salud | Saber | Videoteca | Fototeca | Efemérides | Solo para Adultos | Foro Público

Derechos Reservados®    C.A. Editorial La Prensa    J-30491335-4     2009 - 2014