Otras Publicaciones:   Revista Etcétera | Revista Saltarín | Revista Portafolio | Guia Médica
Miércoles, 22/10/2014
   
   Inicio     Monagas     Nacionales     Internacionales     Sucesos     Economía     Deportes     Opinión     Farándula
    Especiales  |  Buena Salud  |  Saber  |  Videoteca  |  Fototeca  |  Efemérides  |  Solo para Adultos  |  Foro Público  |  La Prensa - Radio

       


La salud mental se ve seriamente afectada en mujeres..

Se manifiesta en la preocupación y tensión crónica aún cuando nada parece provocarlas. El padecer esta enfermedad significa anticipar siempre un desastre


El síntoma fundamental es la ansiedad, que es persistente en el tiempo (dura más de 6 meses) y generalizada, sobre una amplia gama de acontecimientos o actividades (como el rendimiento laboral o escolar), no estando restringida a una situación en particular como en las fobias ni presentándose exclusivamente en forma de crisis, como en el caso de las crisis de pánico. El estado de ansiedad es casi permanente, oscilando levemente durante el transcurso del día y afectando la calidad del sueño.
La ansiedad está asociada muy frecuentemente a preocupaciones excesivas (llamada expectación aprensiva). Por ejemplo: miedo a que algún familiar cercano o la misma persona que sufre este trastorno pueda tener un accidente, enfermarse o morir. A la persona le resulta difícil controlar este estado de constante preocupación.
La ansiedad y preocupación se asocian a 3 ó más de los siguientes síntomas: Nerviosismo, inquietud o impaciencia, fatigabilidad (cansancio) fácil, dificultad para concentrarse o poner la mente en blanco, irritabilidad, tensión muscular, temblor, cefalea (dolor de cabeza), movimiento de las piernas e incapacidad para relajarse, alteraciones del sueño, sudoración, palpitaciones o taquicardia, problemas gastrointestinales, sequedad de boca, mareos, hiperventilación (aumento del número de respiraciones por minuto).
La ansiedad, la preocupación o los síntomas físicos provocan un malestar significativo o deterioro en las relaciones familiares, sociales, laborales o de otras áreas importantes de la actividad de la persona.
También son útiles las técnicas de reducción de estrés: técnicas de relajación y respiración profunda (diafragmática o abdominal), meditación, mejor manejo del tiempo, ejercicio físico, yoga, caminar, tai chi y bio-retroalimentación (Biofeedback) para controlar la tensión psíquica y muscular.
 
















Inicio | Monagas | Nacionales | Internacionales | Sucesos | Economía | Deportes | Opinión | Farándula
Especiales | Buena Salud | Saber | Videoteca | Fototeca | Efemérides | Solo para Adultos | Foro Público

Derechos Reservados®    C.A. Editorial La Prensa    J-30491335-4     2009 - 2014