Otras Publicaciones:   Revista Etcétera | Revista Saltarín | Revista Portafolio | Guia Médica
Domingo, 21/12/2014
   
   Inicio     Monagas     Nacionales     Internacionales     Sucesos     Economía     Deportes     Opinión     Farándula
    Especiales  |  Buena Salud  |  Saber  |  Videoteca  |  Fototeca  |  Efemérides  |  Foro Público  |  La Prensa - Radio

       


Discriminación racial en Venezuela.:.h

"Los españoles tuvieron un trato discriminatorio contra negros e indios"
When hands are liable payda


La discriminación racial en Venezuela es un tópico del cual se habla con cierta frecuencia. La realidad es que entre nosotros, la oportunidad de participar en los ambientes sociales, educacionales, económicos, religiosos, laborales, deportivos, culturales, artísticos, políticos y otros no está vedada para nadie, no importando la raza, religión, credo, etc. Eso sí, en el aspecto laboral público hay un pequeño problema, si el aspirante a empleo no pertenece o no está "conectado" con la tendencia política actual, será altamente cuesta arriba acceder a un cargo. 
Igualmente existe la tendencia a enfrentar a la población de bajos recursos económicos con los mejor posicionados y especialmente a los llamados "afrodescendientes", con fines políticos y en épocas preelectorales es muy notorio. La posibilidad de mezclarse en los aspectos arriba señalados tiene que ver en parte con la posición económica, capacidad intelectual y educativa. Durante el siglo 18 los esclavos negros traídos de África, llegaron a superar en número a los indios y mestizos y en esa época se formaron las "cumbes" (asentamientos de cimarrones o esclavos escapados) que iniciaron la mezcla con los indios y los blancos. Luego en los poblados de los españoles se formó una clase de comerciantes, artesanos y agricultores de pardos (unión de blancos con negros) y negros libres (manumisos). 
Paulatinamente fueron mejorando su educación hasta que se mezclaron con los mantuanos (hijos de españoles nacidos en Venezuela). En 1810, esta práctica se terminó oficialmente. Luego desde 1830, constituida la República la esclavitud declinó por la abundancia de mano de obra hasta que en 1854, en el gobierno de J. G. Monagas fue abolida esta aberración humana. 
Es innegable que los españoles tuvieron un trato prejuiciado y discriminatorio contra los negros e indios, preocupados por su descendencia; sin embargo en 1796 por Acto de Gracia del Rey Carlos IV se permitió  que los pardos enviaran a sus hijos a las escuelas y paulatinamente fue borrándose la separación de clases. Eran muy frecuentes las niñeras y nodrizas negras como el caso emblemático de Bolívar y la famosa Negra Matea y la Negra Hipólita, lo cual fue introduciendo la cultura africana entre nosotros, sin el prejuicio del color.
 En los últimos 70 u 80 años la gente de color y los campesinos en general, mayormente mestizos, y también los hay extranjeros, han venido emigrando desde los campos hacia las zonas aledañas de las ciudades en busca de mejores oportunidades en todos los aspectos de la sociedad, mezclándose con sus habitantes. Estas personas de bajos recursos económicos, son para los políticos "el pueblo", "los pobres" o "los marginados" y en ellos se apalancan para sus aspiraciones de gobierno o para mantenerse en el poder e incluso les ofrecen "villas y castillos" y les regalan artefactos que requieren de energía eléctrica a pesar de que donde viven no llega el servicio. 
Este numeroso grupo social tiene las mismas aspiraciones que el resto de la población, como lo son trabajo, educación,  salud, vivienda, justicia y libertad en todos los sentidos. La clase media venezolana, y las altas, igualmente son una combinación de diferentes grupos raciales que conviven armoniosamente, en urbanizaciones, centros educativos, empresas, clubes culturales y deportivos, acuden a los mismos centros religiosos y a otros sitios sin tomar en cuenta su origen.
 Es frecuente oír: "¡Oye mi negro!", "¡Mi negrita bella!", "¡Mira catire¡", "¡Goajiro vení acá¡", expresiones estas cariñosas, típicas del venezolano. En nuestra música oímos: "Ven acá trigueña hermosa ayúdanos a cantar, esta gaita popular…" o "A mí me llaman el negrito del batey…"! Y cuando nos dirigimos en esos términos ni ofendemos ni nos sentimos ofendidos. 












Inicio | Monagas | Nacionales | Internacionales | Sucesos | Economía | Deportes | Opinión | Farándula
Especiales | Buena Salud | Saber | Videoteca | Fototeca | Efemérides | Solo para Adultos | Foro Público

Derechos Reservados®    C.A. Editorial La Prensa    J-30491335-4     2009 - 2014