fast
  Otras Publicaciones:   Revista Etcétera | Revista Saltarín | Revista Portafolio | Guia Médica
Martes, 22/07/2014
   
   Inicio     Monagas     Nacionales     Internacionales     Sucesos     Economía     Deportes     Opinión     Farándula
    Especiales  |  Buena Salud  |  Saber  |  Videoteca  |  Fototeca  |  Efemérides  |  Consejos de Andrea

       


La Campaña Admirable
fast

La Campaña Admirable fue una acción militar enmarcada dentro de la Guerra de Independencia de Venezuela. Fue comandada por El Libertador Simón Bolívar y consiguió la liberación del occidente del país, integrado en aquel entonces por las provincias de Mérida, Barinas, Trujillo y Caracas. Estos éxitos junto con los obtenidos en Oriente por Santiago Mariño, darían origen a la conformación de la Segunda República de Venezuela.
Tras la Capitulación de San Mateo, que dio fin a la Primera República, gran número de jefes políticos y militares migraron al exterior, huyendo de las represalias del jefe realista Domingo Monteverde: Algunos se refugiaron en Las Antillas y otros en la cercana Nueva Granada, donde la poca acción realista no había afectado grandemente la Seguridad de la República, a pesar de que existían grandes divisiones entre las provincias. A Nueva Granada fueron Simón Bolívar y José Félix Ribas, entre otros. Los militares venezolanos pronto fueron enrolados en los ejércitos neogranadinos; Bolívar liberó el río Magdalena y llegó hasta Ocaña, ciudad que también tomó. Con ello se habían abierto las comunicaciones con Venezuela, alentando a Bolívar y a muchos de los venezolanos, quienes deseaban invadir por el Occidente. Desde Caracas, Monteverde movilizó sus fuerzas hacia la frontera con Nueva Granada, pues planeaba invadir el Virreinato y someter a los rebeldes, concentrando al ejército realista en San Carlos. Alarmado, el Congreso de Tunja decidió apoyar a los oficiales venezolanos en su expedición contra Monteverde, proporcionando a Bolívar armas, dinero y oficiales granadinos. El ejército, ya organizado con Bolívar como jefe, se dividió en dos columnas, comandadas por los coroneles Ribas y Girardot, quienes partieron de Ocaña el 16 de febrero hacia Cúcuta.
El 8 de enero de 1813, ocupó la ciudad de Ocaña (la segunda en importancia en Norte de Santander, después de Cúcuta) tras haber dejado el paso libre en el Magdalena Medio consiguiendo así la navegación entre Bogotá y Cartagena.
El 16 de febrero salió rumbo a Cúcuta pues había peligro por la presencia de Ramón Correa y sus fuerzas realistas. En su recorrido venció una fuerza enemiga que le cerraba el paso en La Aguada. El 28 del mismo mes se llevaba a cabo lo que hoy en día conocemos como Batalla de Cúcuta, con la cual se le dio la independencia a esta ciudad.
El Libertador solicitó ayuda al Gobierno neogranadino a través del Manifiesto de Cartagena, la cual le fue concedida por las acciones que ya había llevado a cabo en ese país.
Tan pronto como recibió la autorización del Gobierno de Nueva Granada, Bolívar inició su avance hacia Venezuela el 14 de mayo de 1813. La expedición constaba de dos divisiones, a la vanguardia el coronel Atanasio Girardot y en la retaguardia el coronel José Félix Ribas. Estas fuerzas marcharon por la vía de San Cristóbal - La Grita - Mérida - Trujillo, culminando con la entrada triunfal a Caracas el 6 de agosto, después de haber obtenido grandes triunfos sobre los realistas a lo largo de la campaña.
Posteriormente, ante el repliegue del jefe realista Manuel Cañas a Carache, Girardot se dirigió hacia esa localidad con sus fuerzas el 17 de junio, en horas de la tarde. En la noche, el jefe realista abandonó la línea que ocupaba y llevó sus hombres a las alturas de Agua de Obispos. El 18 de junio se produjo el enfrentamiento entre las fuerzas de Girardot y Cañas, resultando el triunfo del jefe patriota y eliminándose las tropas que podían entorpecer el avance de Bolívar, quien había llegado a la ciudad de Trujillo el 14 de junio, desde donde ordenó a Ribas que marchase lo más rápidamente de Mérida en dirección de Boconó, con el objeto de facilitar el factor sorpresa. Mientras tanto a Girardot se le ordenó replegarse sobre Trujillo. El 15 de junio de 1813, Simón Bolívar firma en Trujillo a las 3:00 am, el Decreto de Guerra a Muerte contra los españoles y canarios hasta que no les concedieran la libertad.
Al amanecer del día 2 de julio los patriotas avanzaron hacia los españoles. A las 9 de la mañana, observó Ribas el dispositivo de defensa de las tropas enemigas. Al estar a los 100 metros, el jefe patriota ordenó a sus soldados del centro, comandados por el mayor Rafael Urdaneta, que abrieran fuego contra las posiciones enemigas, cosa que realizó el marabino por espacio de una hora. Luego recibió la orden de romper la línea central del enemigo con un grueso importante de su tropa. Otro grupo de patriotas, comandados por el capitán José María Ortega, realizaron otro ataque en contra del ala derecha de los realistas.
El enemigo abandonó su posición por la embestida de los patriotas para así obtener mejor posición en una altura más importante. El ataque patriota sigue por tres horas más, pero sin ningún resultado aparente sino la toma de algunas posiciones sin importancia. De pronto, Ribas ordenó a su caballería que marchase por el camino real para embestir a la retaguardia enemiga.
Los españoles, derrotados, huyen desordenadamente. Los patriotas hicieron prisioneros a 445 realistas, obteniendo también 450 fusiles, 60 sables, 160 tiros de cañón y gran cantidad de municiones. La derrota española fue tan grande que Martí escapó con sólo seis compañeros. Esta fue la primera de la batallas ganadas por el coronel; en ese tiempo; José Félix Ribas acompañado por otros bravos patriotas como el mayor Rafael Urdaneta, los capitanes Campo Elías y José María Ortega.
Después de esta acción los patriotas reanudaron su marcha para conquistar la capital de Venezuela, pero por desgracia todavía estaba lejos la completa liberación de Venezuela. Mucha sangre será derramada y la caída de la II República será una de las etapas más negras de la historia venezolana.
Ocurrió el 22 de julio de 1813 y en ella las fuerzas patriotas derrotan a los españoles. Los generales Jacinto Lara y Florencio Jiménez participaron en esta batalla.
Para la época en que se llevó a cabo este encuentro, el sitio pertenecía al municipio Concepción del distrito Barquisimeto, hoy en día llamado Iribarren. Esta acción fue ganada por los patriotas al mando de José Félix Ribas y Jacinto Lara, a los realistas mandados por el comandante Francisco Oberto, quien se movió a este lugar y escogió posiciones para esperar la columna de Ribas. Fue un ataque rápido y decidido, que lo hizo dueño de la artillería y obtuvo un poco más de 500 hombres. Un completo triunfo sobre el enemigo que contaba con un número superior de hombres, quedando en su poder todo el material médico de transporte y más de 300 prisioneros
El 2 de agosto entró Bolívar a Valencia, mientras que el coronel Ribas había quedado en San Carlos como comandante de dicha plaza. Días después siguió Bolívar hacia Caracas, hallándose el 4 en La Victoria, donde aceptó la capitulación que le propuso el Gobierno español. Finalmente, el 6 de agosto de 1813, entró triunfalmente a Caracas el pequeño ejército mandado por el brigadier Simón Bolívar; había culminado exitosamente la Campaña Admirable y comenzado la gloria para Bolívar.
 












Inicio | Locales | Nacionales | Internacionales | Sucesos | Economía | Deportes | Opinión | Escenas

Derechos Reservados®    C.A. Editorial La Prensa    J-30491335-4     2009 - 2013