Otras Publicaciones:   Revista Etcétera | Revista Saltarín | Revista Portafolio | Guia Médica
Miércoles, 30/07/2014
   
   Inicio     Monagas     Nacionales     Internacionales     Sucesos     Economía     Deportes     Opinión     Farándula
    Especiales  |  Buena Salud  |  Saber  |  Videoteca  |  Fototeca  |  Efemérides  |  Consejos de Andrea

       


Batalla de Boyacáns

En el campo de batalla, los patriotas dejaron 13 muertos, mientras 53 combatientes resultaron heridos"


Tal día como mañana 6 de agosto de 1819, en un pequeño valle alrededor del riachuelo de Teatinos o Boyacá, en una área de planicies y colinas en jurisdicción del municipio de la ciudad de Tunja en Bogotá, se llevó a cabo la Batalla de Boyacá, batalla final de la independencia. La Batalla de Boyacá fue la decisiva, que garantizaría el éxito de la campaña libertadora de Nueva Granada y una de las más importantes de la guerra de independencia de América del Sur. 
 
Con el objetivo de llegar a la capital para unir fuerzas con las del virrey Sámano y organizar un frente militar contra Bolívar y el ejército libertador. El 6 de agosto de 1819 en la mañana, el ejército realista se traslada desde Motavita hacia Santa Fe de Bogotá. Donde escogen la vía por el puente de Boyacá en el camino real, con dirección a la capital del Virreinato. Advertido de este movimiento, Bolívar ordenó la marcha de su ejército, también hacia el puente de Boyacá, dispuesto a tomarlo para impedir a Barreiro su desplazamiento hacia la capital granadina. Las dos fuerzas se encontraron en el campo de Boyacá. El ejército libertador estaba conformado por 2.850 combatientes al mando del general Simón Bolívar. La vanguardia patriota estaba comandada por el general Francisco de Paula Santander y la retaguardia, por el general José Antonio Anzoátegui. El general Carlos Soublette era el jefe del Estado Mayor. 
 Las tropas patriotas estaban compuestas por venezolanos, granadinos y algunos grupos extranjeros, como la Legión Británica. Sus integrantes eran criollos, mestizos, mulatos, zambos, negros e indígenas, generalmente gente pobre, escasa de alimentos y vestidos, llamados por las autoridades españolas "insurgentes". El ejército tuvo mucho apoyo popular de los granadinos, y en especial de los campesinos de Tunja. Por su parte, el ejército realista estaba conformado por 2.670 soldados, de los cuales 2.300 eran de infantería, 350 de caballería y 20 de artillería. Este pertenecía a la tercera división del Ejército Expedicionario de la Reconquista. Su comandante general era el coronel José María Barreiro; el jefe del estado mayor, el coronel Sebastián Díaz y la vanguardia estaba comandada por el coronel Francisco Jiménez. 
El combate entre las dos fuerzas militares estaba en todo su apogeo. El coronel Juan José Rondón hizo un fuerte contraataque con los lanceros del Llano, logrando que los realistas retrocedieran en desorden. Mientras la tropa del Casanare, al mando de José María Ruiz, pudo ubicarse a las espaldas de la vanguardia realista, el general Santander lanzó sobre el puente a los batallones Cazadores y Primeros de Línea al mando de los coroneles Joaquín París y Antonio Obando. A esta altura la batalla estaba completamente a favor de los patriotas y, aunque Barreiro trató de recuperarse, no le quedó otro camino que rendirse, dando por terminado el histórico momento.
En el campo de batalla, los patriotas dejaron 13 muertos, mientras 53 combatientes resultaron heridos. Doscientos, entre muertos y heridos, fueron los que lamentaron los españoles, que vieron como 1.600 de sus efectivos eran hechos prisioneros. El virrey Sámano, enterado de la derrota, huyó, dejando acéfalo el Gobierno de Nueva Granada. Así se había establecido el primer eslabón de una larga cadena de pueblos que lograrían su independencia: Venezuela, Ecuador, Perú y Bolivia.
 
De esta manera surgió la Gran Colombia, por declaración del Congreso de Angostura, a cargo del Poder Legislativo, que integró a la Capitanía de Venezuela y el Virreinato de Nueva Granada, cuya presidencia fue ejercida por Simón Bolívar, ocupando la Vicepresidencia Francisco de Paula Santander. 
La Orden de Boyacá fue establecida por Simón Bolívar para recompensar a los héroes del combate, el 18 de septiembre de 1819, día en que la Plaza Mayor de Bogotá, se vistió de fiesta para celebrar el triunfo de la causa revolucionaria. Este reconocimiento sigue concediéndose a quienes realizan acciones en bien de la patria. 
 











Inicio | Locales | Nacionales | Internacionales | Sucesos | Economía | Deportes | Opinión | Escenas

Derechos Reservados®    C.A. Editorial La Prensa    J-30491335-4     2009 - 2013